China, primera potencia mundial

Muchos consideran a China como primera potencia mundial y todo lo que debes saber del por qué, lo atenderemos hoy. La decisión que tomó el presidente de Estados Unidos, Donald Trump de decirle no al Trans Pacific Partnership (TTP) representó un movimiento de retroceso para integrarse al comercio mundial. Como se sabe, esto le daría a Estados Unidos vía libre en el comercio con diversos países en general.

De hecho, el TPP hubiese logrado que Estados Unidos fuese un 0,5% más grande en 2030. Esto lo hubiese conseguido teniendo el PIB adicional en 131.000 millones de dólares. Asimismo, el máximo exponente de Japón, Shinzo Abe, estuvo todo el tiempo en apoyo de dicho acuerdo para obtener una mejor reforma interina de la economía, en especial, de su agricultura.

Aquí aparece China, país quien aprovechó la decisión de Trump para la revitalizar y darle agilidad a la nueva Regional Comprehensive Economic Partnership (RCEP) donde han incluido al ASEAN, Asociación de Naciones de Sudeste Asiático, los países; Japón, Corea del Sur, Australia, Nueva Zelanda e India. En ese sentido, Estados Unidos le está dejando a China tomar una posición más dominante en toda Asia.

Se verá afectada la economía en China al perder un 0,1% del PIB al estar en el TPP, sin embargo, con el RCEP, incrementará su PIB en un 1,4% (250.000 millones). De igual manera el RCEP buscará añadir otras tareas como la del comercio electrónico y la del suministro. Países como Japón y Australia desean que el RCEP profundice más que lo propuesto por China.

El RCEP ha supuesto la primera vez que Asia consigue ventaja sobre UE y Estados Unidos, al hacer un acuerdo tan relevante para el comercio internacional.

China, primera potencia mundial

De igual forma, China creó el Asian Infraestructure Investment Bank (AIIB) con el objetivo distinto al Banco Mundial o Banco Asiático de Desarrollo quienes intenta no minimizar la pobreza, sino, mejorar las infraestructuras para tener mayor desarrollo. Para lograrlo, el mismo AIIB está con el permiso de dar 2,5 veces del capital de 100.000 millones de dólares el cual, supondría la creación de otro Banco Mundial en la capital junto al desembolso. Hoyo en día, y posee un total de 47 países miembros.

Uno de los inconvenientes más grandes por parte del AIIB es que financió la construcción de diversas centrales térmicas. Todas estas hechas con carbón, por 40.400 millones entre los años de 2000 y 2016. Los países selectos fueron India, Indonesia, Vietnam, Pakistán y Ucrania. Sin embargo, después de otro tratado con París en relación al cambio climático, donde Trump ha descolgado. China lo corroboró en noviembre del año 2016 y en estos momentos ya no podrá ser parte de algún financiamiento centrar que envuelva al carbón. Estados Unidos, por medio del Wilbur Ross, dio a entender que no buscará relacionarse al RCEP y tampoco al AIIB.

El poder de China que ejerce en toda Asia

Ahora mismo hay muchas diferencias entre Estados Unidos y China por Corea del Norte ya que el país americano se ha preocupado por los lanzamientos de misiles que pudiesen caer en Corea del Sur o Japón, dos aliados. El secretario del Estado Tillerson, advirtió a Corea del Norte por los misiles de largo alcance. De igual forma, China empleó a Corea del Sur unas medidas bastantes duras. Todo esto tras haber comprado el escudo anti-misiles a Estados Unidos con el objetivo de defenderse de Corea del Norte.

Asimismo, China prohibió a sus patriotas que se fueran de vacaciones a Corea del Sur, país al que iban de forma masiva y han disminuido las adquisiciones de coches. Sin embargo, China en la ONU aprobó unas sanciones contra Corea del Norte. Igualmente, China empleó medidas parecidas a Japón al disminuir la importación de sus coches a Filipinas por no aceptar los plátanos y a Taiwan, al decirlo no al turismo. De esa forma, ha demostrado claramente que es el país que manda en Asia.

China se encargó de incrementar toda su influencia con África, al desplazar a Reino Unido y Francia, creando y financiando todo tipo de infraestructuras básicas, como puertos, ferrocarriles, carreteras y la explotación de diversos minerales. Ha ido con enormes barcos el cual han trasportado ingenieros y, muchos trabajados que, en varios casos, han cumplido condena en China y tal acto, hace que disminuyan a cambio de trabajo.

China buscará tener el control total

Un espacio entre el año 2000 y 2015, el banco chino Eximbank, mostró 63.000 millones en 54 países del África con el fin de elaborar todo tipo de infraestructuras. Por otro lado, Eximbank de Estados Unidos tan solo ha prestado 1.700 millones a cinco países del África. Ahora mismo hay 100.000 ciudadanos chinos que trabajan y viven en Zambia, varios sin permiso de inmigración y con poca cualificación. Esto no hace más que crear un rechazo de los locales hacia ellos, lo mismo está pasando en Ghana.

Asimismo, China ha estado haciendo prácticas parecidas en Iberoamérica, aprovechándose de las incertidumbres de Trump en relación al NAFTA. Se acordó duplicar el comercio bilateral usando la región hasta llegar a 500.000 millones de dólares. De esa forma, incrementar lo invertido hasta 250.000 millones al financiar las construcciones. Ahora mismo, es socio principal de Brasil, Chile y Perú. En Argentina, China ha negociado una planta nuclear y también, una estación con el que controlar satélites a cambio de 1.000 millones de cazas y barcos patrulla chinos. Mauricio Macri fue quien aprobó el acuerdo con una que otra mejora.

China le prestó a Venezuela unos 65.000 millones el cual ha ido pagando con petróleo, sin embargo, debido a que presenta un Gobierno tan desastroso en la actualidad, dejó de prestarle dinero en 2016.

Igualmente, Wang Jin, multimillonario chino, tomó la decisión de hacer un financiamiento en el nuevo Canal para Nicaragua, pro medio del lago de Nicaragua. El mismo tendría un valor de 50.000 millones, pero, no parece avanzar por dificultades financieras que presenta Wang. Asimismo, hay mucha gente que se opone a tal acto porque el lago Nicaragua suministra a la población con agua potable y esto podría ser un problema de seguir con el plan.

El proyecto más grande de China

El máximo proyecto hecho en Iberoamérica es el Doble Ferrocarril que cruce los dos Océanos (TOR). El principal, iría desde el Atlántico, atravesando Brasil hasta llegar al Pacífico, todo por medio de Perú. La longitud del proyecto es de 3.700 km teniendo un presupuesto de 13.500 millones. El segundo, tendría una longitud de 5.000 km, partiendo desde Brasil y pasando Bolivia, costando 60.000 millones, haciendo que Bolivia crezca, al ser el único país que no tiene salida al mar y, el más pobre en la actual Iberoamérica.

Sin embargo, los dos ferrocarriles plasman un serio problema en la ecología. Esto llevaría o incitaría a la corrupción inminente. Pasaría lo mismo que pasó con el ferrocarril de 3.500 millones que China construyó en México en el año 2014, o, asimismo, en Bolivia cuando adjudicó el contrato de una empresa China, por unos 500 millones. Sabemos que Iberoamérica requiere muchas infraestructuras y es China quien se interesa en hacerlas.

A pesar de que otros países como Alemania, Estados Unidos, Francia, están interesadas en ejecutarlas, no tienen el poder de competir contra China. La razón de esto es que China está dispuesta a financiar con todos los proyectos, aparte, brindar la mano de obra para ejecutarlas, cosa que los otros países no pueden hacer. De igual manera, están trabajando en el “Belt and Road Iniative”, una llamada “Ruta de la Seda” que planea unir vía ferrocarril, carretera y barco a todo el continente de Asia con el de Europa y el Norte y Sur del mar chino, el Océano Índico y el Mar Mediterráneo al invertir año tras año 150.000 millones.

China se convertirá en el máximo exponente a nivel mundial

Para finalizar, China ha superado a UE en cuanto a gastos de investigación y creación. En el porcentaje que tiene en PIB, crea una mayor cantidad de publicaciones científicas, más que Estados Unidos. Asimismo, el país chino supera con creces al americano con más doctorados en ciencias naturales e ingeniería.

Por lo que afirma el Banco Mundial (2015) China sería el segundo país en PIB que se mide en dólares normales. Luego está Estados Unidos y le sigue Japón, Alemania, Reino Unido, Francia e India. Sin embargo, al medirlo en el poder de adquisición o compra (PPC), China sobrepasa el PIB. De esa forma, queda en el orden siguiente: Estados Unidos, India, Japón, Alemania y Rusia.

Si bien Estados Unidos es una democracia, sabemos que China es un régimen autoritario sin ningún tipo de libertades. Así lo ha demostrado con el premio Nobel de La Paz. Ahora mismo, China es candidato a ser primera potencia mundial por los diversos proyectos que tiene entre mano. Pasarán algunos años más cuando China gobierne el mundo en totalidad (y sí que lo hará). El poder que tiene actualmente es indiscutible y sus constantes inversiones a lo largo de los continentes, hará que evolucione. China, al final, estará teniendo el control sobre todas las tierras. ¿Piensas que es algo desquiciado? Puedes dejar tu opinión en la caja de comentarios si el artículo ha sido de interés.

Comments (No)

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.