¿Cómo ahorrar dinero sin recibir un salario alto?

Muchas personas suelen buscar excusas que justifiquen el hecho de que ganan poco dinero y afirman que, por lo tanto, no pueden ahorrar y se quejan de que lo que ganan apenas permite pagar las deudas o gastos mensuales.

Aunque gran parte de estas personas pueda tratar de guardar un poco de dinero, la verdad es que ellas no saben realmente cómo ahorrar. Simplemente no entienden la importancia de tener una reserva financiera para imprevistos y no se preocupan en recortar los gastos superfluos.

De hecho, ahorrar no es una tarea sencilla, pero con un poco de esfuerzo, disciplina y análisis de nuestros gastos, es posible lograr este objetivo, aun ganando poco dinero. Echa un vistazo a nuestros consejos para ahorrar dinero sin recibir un salario alto:

Registra tus gastos

Este es el primer paso para que puedas estar en condiciones de ahorrar. Recuerda: si tienes la intención de controlar tu dinero, la organización y la disciplina son esenciales.

Muchas personas suelen recurrir a hojas de cálculo financieras o agendas y llegan a guardar varias notas de la tarjeta de crédito para no olvidar ningún gasto, pero la forma más sencilla, eficiente y actual de administrar tu dinero es la utilización de una aplicación de finanzas personales en tu smartphone.

Conoce tus ingresos y gastos

A partir del momento en que comiences a registrar todas las transacciones financieras a diario, podrás tener una visión más completa de tus finanzas y podrás conocer efectivamente cuáles son tus principales gastos y cuánto ganas.

Para quien desea ahorrar, es vital saber exactamente cuánto entra y cuánto sale de su bolsillo. Como ya se ha mencionado en el tema anterior, la mejor forma de hacerlo es contar con la ayuda de un administrador financiero en línea en tu teléfono inteligente.

Elimina gastos y revisa tus hábitos

Después de registrar y conocer todos tus gastos, es hora de ver lo que es necesario y de qué podemos prescindir. Cuando hacemos un análisis minucioso de nuestros gastos, siempre encontramos algunos gastos superfluos o excesos que pueden ser eliminados. Trata de hacer una reeducación relacionada con tus hábitos diarios y de consumo. En varios casos, hasta los gastos de consumo básico, como agua y energía eléctrica, por ejemplo, pueden ser reducidos.

Establece metas

¿Lograste reducir o eliminar todos los gastos innecesarios posibles e imaginables? Es el momento de establecer las metas de gastos referentes a cada una de las categorías de gastos.

Puedes definir, por ejemplo, que vas a utilizar la mitad de tu renta neta, es decir, tu salario, menos los descuentos, para gastos esenciales, tales como:

  • agua
  • luz
  • vivienda
  • alimentación

Utilizar un 15% para prioridades, como pago de deudas, y los otros 35%, pueden quedar libres para el gasto en ocio, estilo de vida, entre otros que no se encuadren en las demás categorías.

Ahorrar dinero sin salario alto

Reserva una cuota cada mes

Ten una cantidad asequible para guardar y resérvala luego de recibir tu salario.

Lo ideal sería ahorrar entre el 10% y el 15% de tu renta líquida, pero se puede empezar con menos que eso e ir aumentando a medida que tu situación financiera vaya mejorando.

Incluso cuando el dinero se acabe al final del mes, no gastes más de lo que ya habías planeado y no te permitas utilizar la cantidad para cubrir otros gastos, a menos que sea una situación extrema, como problemas de salud.

 

Comments (No)

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.