Créditos personales instantáneos y publicidad engañosa

En una sola llamada comprobamos tu solicitud para los 6.000 euros”, “sin preguntar para qué los necesitas”, “te lo ingresamos al instante” o frases similares, y una persona o varias personas que transmiten sobre todo felicidad es el método utilizado para captar personas que llamen para ver si les conceden o no créditos personales instantáneos.

Sin embargo, estos créditos tienen un gran problema, y es que la tasa de interés que se aplica es muy alta en comparación con los créditos personales que obtendríamos de una entidad bancaria, y que pueden ser más del doble.

Llama especialmente la atención el gancho publicitario de la felicidad de las personas que piden el préstamo, sobre todo porque en el momento en que nos enteramos que algo nos ha costado un 10%-12% más de lo que nos tenía que costar no tiene que ser muy agradable como para poner esas sonrisas de la gente, no nos dejemos engañar por una publicidad fácil.

En una entidad bancaria estimamos que pueden estar haciendo préstamos personales en torno al 8-9% de T.A.E., mientras estos créditos pueden estar en torno a un 20% de T.A.E., e incluso hemos visto en la letra pequeña que corre que se las pela en los anuncios a un tipo de interés del 22%, muy cercano al tope legal.

 

Créditos personales instantáneos y publicidad engañosa

Créditos personales instantáneos y publicidad engañosa

El tema de que no hacen preguntas, refiriéndose a que las entidades sí es discutible, cuando vamos a una entidad bancaria tampoco creemos que haya que responder a un interrogatorio, simplemente te pueden preguntar para qué necesitas el dinero por si lo meten como préstamo para un bien o un simple préstamo personal, y si preguntan mucho, decirles claramente que no quieres dar explicaciones y que si no te lo dan te vas a otra entidad.

A la hora de comparar préstamos entre diferentes opciones y/o entidades, hay que asegurarse que el tipo de interés sea bajo la misma referencia, ya que hay diferentes “intereses”, nominal o T.A.E. son los más comunes, y es mejor basarnos siempre en que nos digan cuánto es el T.A.E. como única referencia válida para comparar todas las opciones porque es el más real.

Tampoco son todo alegrías en las entidades bancarias, hay que asegurarse que no hayan gastos de apertura, de cancelación total o parcial anticipada, de notaría o de seguros, y si hay, se sumarán a los gastos totales. Además, tardan más tiempo que éstos créditos instantáneos. Y también tienen créditos similares a los de la televisión, con la única diferencia de que se puede reclamar a un sitio físico y no perdernos con llamadas telefónicas a un teleoperador.

Nuestro consejo: acudir a éstas empresas crediticias telefónicas sólo por absoluta necesidad de este tipo de servicios, y siempre verificando que ésta empresa esté registrada en el Banco de España como Entidad Financiera de Crédito (E.F.C.). Las entidades bancarias con oficina física y préstamos personales son la mejor opción en precio y a la hora de poder reclamar en persona y ante personas cualquier tipo de incidencia, preguntar por todos los gastos adicionales, solicitar un presupuesto claro por escrito antes de firmar, y si vemos que los gastos entre intereses, comisiones, seguros, notaría… suponen algo cercano al 12%, entonces podríamos comparar con estas otras entidades, sobre las cuales también habría que estudiar cuál es la más barata y posibles gastos ocultos similares a los de las entidades bancarias cercanas.

Comments (No)

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.