Emprender con amigos

Emprender con amigos, asociarse con alguien cercano, ya sea un amigo o familiar, no es tan fácil como muchos emprendedores imaginan.

Es natural tener la ilusión de trabajar con alguien a quién se estima. La idea de ser socio puede surgir de los gustos e intereses que se compartan. También es común imaginar que los problemas y peleas serán menores en comparación a trabajar con un desconocido.

Sin embargo, cuando no se pueden separar los conflictos del trabajo con la vida personal, aumentan las probabilidades de terminar la relación, y posiblemente el negocio, de la forma más dolorosa posible.

¿Cómo emprender con amigos?

Para no afectar una relación de muchos años es preciso tener en cuenta diversos factores del emprendimiento en equipo.

Emprender con amigos no es tan sencillo como parece
Emprender con amigos no es tan sencillo como parece.

Buscar consejeros y mentores

Todo emprendedor sabe que debe anticiparse a los problemas siempre que tenga la oportunidad. Si baja la guardia por un segundo, es posible que lo que construya, no dure el tiempo estimado al principio.

No hay que esperar que comiencen las discusiones con los socios para consultar a un experto. Los coach de negocios o especialistas en desarrollo organizacional cuentan con los conocimientos adecuados para solucionar este tipo de disputas.

Cuando se está iniciando una empresa y no se tiene el presupuesto para contratar el servicio, lo aconsejable es indagar en la red: busca comentarios, blogs especializados, vídeos, documentales, biografías, libros.

También se puede participar en eventos y conocer empresarios. Seguro alguno ya pasó por esta situación. Puede que muchos hayan desistido, pero otros deberían haber superado los mismos conflictos.

Dejar en claro los beneficios, responsabilidades y roles

Aunque muchos duden de su efectividad, una de las tácticas más efectivas para separar la amistad de los negocios es establecer qué papel tomará cada socio desde el comienzo.

Se deben tocar asuntos como: el tiempo y esfuerzo que van a dedicar, responsabilidades exactas y cómo se van a dividir las ganancias.

Aunque se puede confiar en las personas con quienes trabaja, si no se deja por escrito todas las reglas de operación, puede convertirse en un problema para la vida del negocio. Y en los casos más extremos, también para la de los involucrados.

Estar en la misma frecuencia

Necesitan compartir los mismos objetivos y visión. No solo en los primeros meses o año de vida del negocio, sino en lapsos de cinco a nueve años. E incluso más.

Cuando las cosas se tornan difíciles, deben saber qué hacer y porqué lo hacen. Si alguno discrepa en las decisiones que más favorecerían al negocio, va disminuir la capacidad de reacción frente al principal problema.

Existen muchas formar por la cual se emprende. Si uno lo hace por ganar dinero, mientras que otro lo hace porque le gusta o desea otorgar valor, la tolerancia a no vender durante los primeros meses sería distinta.

Es necesario evaluar las consecuencias antes de iniciar un negocio con un ser querido. Aprender a separar la amistad de los negocios es primordial. No todas las personas son conscientes de esto o piensan que controlan la situación cuando no es cierto.

Comments (No)

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.