Hipotecas: un acto de impunidad inmobiliaria

Las hipotecas en España se convirtieron en la mejor opción para adquirir viviendas. Hace algunos años hubo un alza de ofertas tentadoras para la obtención de un inmobiliario.  Los lapsos de pago aumentaban sin discriminación, pues, se convirtieron en la posibilidad de realización de los sueños para muchos españoles. El discurso persuasivo atrapó a miles de personas que vieron la vialidad en este tipo de “ayudas”. Sin embargo, no duró mucho tiempo aquella ilusión cuando el sector inmobiliario presentó una baja en la bolsa de valores.

La indiscriminación tuvo su fin,  puesto que los bancos comenzaron a presionar y ahogar a la sociedad española para los pagos al día. El doble discurso acabó, mostrando las peores soluciones a las personas que creyeron en la fantasía de tener una vivienda. Antes de la crisis, los bancos sólo daban soluciones “obtén una hipotecas porque pagarás menos”, “deja de pagar un alquiler exorbitante, con una hipoteca pagas menos y el inmobiliario será tuyo”, “alquiler vs propiedad”, “hipotecas para jóvenes con créditos de 50 años”, “la hipoteca se convirtió en el sinónimo de propiedad”  entre un sinfín de aseveraciones que apuntaron ser la mejor opción. Pero la realidad dejó de pintarse de color rosa.

Cuando hubo  la burbuja inmobiliaria, los bancos crearon “medidas de solución”, otorgando arbitrariamente créditos hipotecarios, sin evaluar con detenimiento la liquidez económica de muchas parejas o personas que postularon para obtener una hipoteca. Esto se volvió en una atroz consecuencia para quienes dejaron embaucarse en esa la oferta tentativa. En muchas ocasiones las hipotecas eran otorgadas sin verificar la situación económica  de los solicitantes. Pero la situación cambió, la receptividad cambió, dándole las espaldas y dejándolos sin salida. Los nuevos “propietarios” se verían obligados a pagar cantidades exorbitantes, puesto que las tazas mensuales fueron incrementando y los bancos comenzaron a presionar los pagos.

Sin embargo, la problemática está centrada realmente las políticas financieras incapaces de responder ante la situación. Por su parte, la opinión española dice que se hallan en un acto de impunidad y han sido embaucados a una realidad enmascarada. Muchos han sido perjudicados por estas circunstancias quedando sin hogar o en la absoluta quiebra.

Las hipotecas

Las hipotecas

El incremento de los precios de las viviendas estaba por encima del índice de precios al consumidor (IPC), debido a falta de suelos edificables, la inmigración, el exceso de créditos y la especulación fueron los agravantes del escenario hipotecario en España. Los bancos crearon generosos lapsos que produjeron estallido en las demandas. No obstante, esto fue un escenario contraproducente cuando gradualmente descendió la demanda inmobiliaria, ocasionando que los precios aumentaran sin precaución.

Los daños colaterales han sido terribles para la sociedad española, puesto que son los principales afectados ante la situación. Informes de inmobiliarias vociferaban vender, especialmente en Asturias, 5000 viviendas diarias, pero ahora sucede todo lo contrario, al menos, 5 familias son desalojadas por no poder seguir pagando las hipotecas. La opresión bancaria cada día va despojando las esperanzas de alcanzar uno de los proyectos más difíciles de conseguir: una propiedad.

Comments (No)

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.